Saltar al contenido principal

Nueve meses de reconstrucción

Hoy ya son más de dos mil millones de dólares asignados para obras de recuperación de Manabí y Esmeraldas, obras que no solo se reducen a una construcción, a una escuela, a un centro de salud o a una vía, son obras que brindan la oportunidad de creer en nuevos comienzos a quienes un día lo perdieron todo.
Eje de Emergencia.- Asignado ($ 377.153.773,88)
La primera medida tomada por el Estado fue la implementación de albergues para las familias que lo perdieron todo, albergues que cumplen con estándares internacionales, albergues equipados con centros médicos, baños, seguridad, alimentación, acompañamiento psicológico, entre otros. Un ejemplo claro de aprendizaje fue la prueba del 19 de diciembre, cuando nuevos sismos afectaron la provincia de Esmeraldas, donde gracias a lo aprendido meses pasados se logró levantar un albergue en pocas horas, que actualmente acoge a 70 familias, permitiendo tener un registro de personas afectadas y atenderlas de manera oportuna.
Más de 20 mil familias recibieron los bonos de alimentación, acogida y alquiler entregados por el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES). El accionar fue inmediato, la población fue la prioridad y se buscaron soluciones que beneficien a la mayoría, en tiempos de desastres todas las instituciones trabajaron por un solo fin, ayudar a los damnificados por el sismo.
Asimismo, 93 Sistemas de Alerta temprana (SAT) se instalaron a lo largo del perfil costero de Manabí y Esmeraldas, de ellos 22 se encuentran en la provincia de Manabí. Este sistema tiene un alcance de 3 a 5 kilómetros con ocho mensajes programados de acuerdo a la emergencia, siendo así un sistema inclusivo ya que también cuenta con luces de colores para las personas con discapacidad auditiva. Estas se encuentran conectadas al ECU 911, al Instituto Oceanográfico de la Armada del Ecuador (INOCAR), al Instituto de la Escuela Politécnica Nacional (IGEPN) y al Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (INAMHI).
Eje de Reconstrucción.- Asignado ($1.670.033.310,10)
Aún queda mucho por hacer, desde el comienzo se supo que tomará años reconstruir todas las zonas afectadas, sin embargo lo que se ha logrado conseguir en pocos meses es realmente histórico.
En la actualidad se construyen 17.230 viviendas en terreno propio y se han reparado otras 13.307 de un total de 14.357, sin contar las 3.978 que se construyen en 19 reasentamientos, permitiendo así a miles de familias empezar un año nuevo, una vida nueva en su hogar propio.
El terremoto afectó al sistema educativo pero gracias a las medidas tomadas más de 50 mil niños y jóvenes pudieron retomar sus clases de manera normal sin sentir, en su educación, el golpe de una tragedia. Todo esto se logró gracias a la construcción de 26 Unidades Educativas Provisionales construidas en tiempo récord. Además de la construcción de 157 Unidades del Siglo XXI.
Otro de los sectores afectados fue el sistema vial, el mismo que fue atendido casi de manera inmediata. Actualmente, ya se han rehabilitado 17 tramos en Manabí, incluyendo la reparación del puente Ceibal y Mejía ubicados en Rocafuerte y se construye el puente sobre el río Jama que beneficiará al comercio y turismo de la zona. Mientras que en Esmeraldas se han reparado cinco tramos viales y ha iniciado la construcción del puente peatonal en Muisne.
Asimismo, varias obras de saneamiento ambiental y agua potable ya han sido entregadas en Bahía de Caráquez (Sucre), Calceta (Bolívar), Chone, Junín y Tosagua. En lo que respecta a obras de infraestructura, varias universidades afectadas fueron reparadas en Calceta, Manta y Jipijapa.
Eje de Reactivación.- Asignado ($ 296.655.833,55)
Lo que no se dice de la reactivación es a veces lo más importante. Gracias a las políticas de créditos implementadas, entidades como BanEcuador y la Corporación Financiera Nacional (CFN), han otorgado más de 178 millones de dólares en créditos. Generando así más de 48 mil empleos directos y creando 14.592 nuevos negocios.
Una de las obras emblemáticas de la reactivación sin duda es el centro comercial “Nuevo Tarqui”, ubicado en Manta, obra construida en tan solo cuatro meses, la misma que acoge a 1.834 comerciantes, convirtiéndose así en un modelo de gestión para futuros proyectos a nivel nacional.
Hoy donde quedaron escombros hay obras, donde hay una falencia se crea una solución, hoy nueve meses después el trabajo no se detiene y aún queda mucho por hacer pero también existe un Estado comprometido para construir un mejor Manabí, una mejor Esmeraldas, un mejor país.